Virginia Lozano García

Virginia Lozano García nació en Madrid y desde muy pequeña empezó a comunicarse a través del arte. Su abuelo fue su mentor, lo que le infundió la pasión por el arte y le enseñó a expresar sus emociones y sentimientos en un lienzo.

Tras su anterior trabajo, el cual fomentó su sacrifico y disciplina volvió a su antigua pasión y retomó sus pinceles descubriendo el arte abstracto. Descubrió que era la mejor y más espontánea forma de transmitir sus emociones. Es como un filtro mágico donde los colores se fusionan creando luces y sombras, dando vida a formas que no son más que sus sentimientos. Una pintura fluida que es capaz de transportar la tinta a otra dimensión creando una paleta personalizada que captura el cambio continuo de sus emociones. Todo parte de una intuición, quiere que la otra persona se acerque a lo que es su intuición dejándola sentir lo que ella siente.

El lienzo se convierte en una tabula rasa donde los sentimientos más profundos se pueden aplicar y transferir en un momento específico. En sus obras, la abstracción es para ella la forma más inmediata de manifestación personal frente a los dogmas, exigencias y clichés modernos que nuestra sociedad exige y espera. Las pinceladas enérgicas y vibrantes y el uso de colores profundos tienen como objetivo reproducir la variedad y multiplicidad de los sentimientos que acompañan las vivencias del artista.